Menú Principal
23 de marzo de 2020

INFORMACIÓN Y MEDIDAS DE PREVENCIÓN DEL CORONAVIRUS PARA LA POBLACIÓN EN EL CURSO DE VIDA

¿QUÉ ES LA ENFERMEDAD POR SARS-CoV-2?

La enfermedad conocida actualmente como coronavirus 2019 (COVID-19) es una infección respiratoria producida por el virus Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus 2 (SARS –COV-2) que se puede pro- pagar de persona a persona. El virus que causa el COVID-19 es un nuevo tipo de coronavirus que se identi- ficó por primera vez durante la investigación de un brote en Wuhan, China (1).

¿CÓMO SE PROPAGA EL COVID-19?

Es probable que el virus que causa el COVID-19 haya surgido de una fuente animal, pero en la actualidad los mecanismos de transmisión son los siguientes:
1. De persona a persona mediante las gotitas que son eyectadas en saliva o el moco de una persona infectada a una persona sana, hasta dos metros de distancia (1).
2. De persona a persona mediante contacto directo de una persona infectada con una persona sana.
3. Persona sana que toca una superficie u objeto que con- tenga el virus y luego toca su boca, nariz o posiblemente los ojos (1). Es importante destacar que el tiempo que se mantiene en superficies, si bien es variable de acuerdo con la humedad, es bastante prolongado, habiéndose reporta- do su permanencia desde dos horas hasta nueve días (2).

¿QUIÉNES PUEDEN CONTRAER EL COVID-19?

Todas las personas (niños y niñas, adolescentes, adultos y per- sonas mayores), pueden eventualmente contraer el virus. Sin embargo, el riesgo de infección por SARS-CoV-2 es mayor en las personas que son contactos de casos positivos para este virus, por ejemplo, trabajadores del sector salud o miembros del hogar. Otras personas con un riesgo mayor de infección son las que vi- ven o han estado recientemente en un área con propagación en curso del COVID-19 (1).

¿CUÁNDO SE PRODUCE LA PROPAGACIÓN?

Aunque COVID-19 es una nueva enfermedad de la cual la comunidad científica está aprendiendo, se cree que las personas son más contagiosas cuando presentan síntomas más fuertes (están más enfermas) (5). También podría existir propagación antes de que las personas presenten síntomas (5).

¿CUÁLES SON LOS SIGNOS Y SÍNTOMAS DEL CORONAVIRUS?

Los pacientes con COVID-19 presentan un cuadro clínico de enfermedad respiratoria de leve a grave (1). Los síntomas aparecen entre 2 a 14 días después de la exposición (6), y los más comunes son fiebre (mayor a Modificar a 37,8°C axilar), cansancio y tos seca. Algunas personas pueden presentar dolor, congestión nasal, rinorrea (secreción nasal), dolor de garganta o diarrea. Estos síntomas suelen ser leves y aparecen de forma gradual. Algunas personas se contagian, pero no desarrollan ningún síntoma. La mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recuperan de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial. Alrededor de 1 de cada 6 personas que contrae COVID-19 desarrolla una enfermedad grave y tiene dificul- tad para respirar (7).

¿CUÁLES SON LAS COMPLICACIONES GRAVES PROVOCADAS POR ESTE VIRUS?

Hasta la fecha, se conoce que el COVID-19 se mani- fiesta de forma leve en la mayoría de los casos. Sin embargo, algunas personas contagiadas han presen- tado neumonía, insuficiencia de múltiples órganos y algunos han fallecido producto de la enfermedad (1).

¿QUÉ GRUPOS PRESENTAN MAYOR RIESGO DE PRESENTAR COMPLICACIONES GRAVES?

Los grupos de alto riesgo de presentar síntomas graves por esta enfermedad son las personas mayores y las personas con condiciones médicas crónicas severas, tales como (8):
* Enfermedades cardiovasculares.
* Diabetes mellitus.
* Enfermedades respiratorias crónicas. * Cáncer.

***En el caso de las personas mayores la pre- sentación podría ser inicialmente sin fiebre y estar asociada a decaimiento, desorientación y agitación psicomotora (caracterizada por cambios en el estado de conciencia y con- ductas disruptivas como golpes) (8).

¿QUÉ SIGNIFICA QUE EXISTE UN CASO SOSPECHOSO DE COVID-19?

Es importante destacar que las definiciones de caso sospechoso son dinámicas y pueden ir cambiando acorde con el comportamiento de la infección en nuestro país. Para revisar su actualización se puede visitar la página web https://www.minsal.cl/nuevo-coronavirus-2019-ncov/, esta definición se actualiza en el banner de COVID-19 del Ministerio de Salud (MINSAL). A la fecha, la definición de caso sospechoso abarca cualquiera de las siguientes situaciones:
– Paciente con enfermedad respiratoria aguda que presente fiebre o al menos un signo o síntoma de enfermedad respiratoria; y con historia de viaje o residencia en un país/área o territorio que reporta transmisión local de COVID-19 durante los 14 días previos al inicio de los síntomas.
– Paciente con cualquier enfermedad respiratoria aguda, o haber estado en contacto con un caso confirmado o probable de COVID-19 en los 14 días previos al inicio de los síntomas.
– Paciente con infección aguda, independiente de la historia de viaje o contacto con un caso con- firmado de COVID-19 y que presenta fiebre (37,8ºC) y al menos uno de los siguientes síntomas: odinofagia, tos, mialgias o disnea.
– Paciente con infección respiratoria aguda grave (que presente fiebre, tos y dificultad respirato- ria) y que requiera hospitalización.

¿QUÉ SIGNIFICA QUE EXISTE UN CASO CONFIRMADO DE COVID-19?

Al hablar de caso confirmado, se hace referencia a las personas que han sido categorizadas como caso sospechoso, cuyo análisis de laboratorio entrega un resultado “positivo” para COVID-19 (9). Esta definición puede ser modificada, de acuerdo al contexto epidemiológico-clínico, por lo cual consultar frecuénteme el sitio web de http://www.minsal.cl la definición actualizada.

¿EXISTE ALGUNA VACUNA?

En la actualidad no existe una vacuna que proteja contra el COVID-19. La mejor ma- nera de prevenir el contagio es tomar me- didas preventivas cotidianas, como evitar el contacto cercano con personas enfermas y lavarse las manos con frecuencia.

¿EXISTE UN TRATAMIENTO PARA EL COVID-19?

No hay un tratamiento antiviral específico para el COVID-19. Las personas con el COVID-19 podrían buscar atención médica para ayudar a aliviar los sínto- mas. Sin embargo, es importante que las personas que presentan sintomato- logía leve permanezcan en sus hogares y consulten solamente si se presentan síntomas más severos.

¿CÓMO CUIDAR DE MI BIENESTAR Y SALUD MENTAL EN EL CONTEXTO DE COVID-19?

La aparición de la nueva enfermedad por coronavirus (COVID-19) puede haber generado gran preocupación en muchas personas, especialmente con la de- tección de casos en nuestro país (10).
Es comprensible que, ante situaciones de incertidumbre e información en constante actualización, aparezcan el temor y la ansiedad. Estas reacciones son esperables e incluso necesarias para mantenernos en alerta y atentos. Sin embargo, cuando se vuelven muy intensas o se prolongan en el tiempo, pueden afectar nuestra salud mental (11).
Información y medidas de prevención del Coronavirus para la población en el curso de vida

RECOMENDACIONES

* Seguir las indicaciones oficiales de las autoridades sobre las medidas de prevención del COVID-19. Promover que familiares y personas cercanas también lo hagan.
* Evitar seguir indicaciones o información sin antes chequear que sean de fuentes confiables y reales. Puede ser que aparezcan rumores o información falsa (fake news) que produzcan con- fusión y aumentar la preocupación.
* Dentro de lo posible, y de acuerdo con las recomendaciones que entregue la autoridad, man- tener la rutina diaria.
* Mantener la interacción con sus familiares y amistades utilizando formas de contacto segu- ras (de forma telefónica, redes sociales, etc.).
* Evitar la sobreexposición a noticias y redes sociales, o pasar mucho tiempo buscando in- formación sobre el COVID-19, especialmente si esto causa temor. Esto solo hará aumentar la preocupación y no permitirá distraerse de la situación.
* Prestar atención a las personas que puedan necesitar de apoyo para obtener información confiable o mantener la calma. “Cuando ayudas a otros, también te ayudas a ti”.
* Prepararse para la posibilidad de tener que realizar cuarentena por sospecha de contagio o si las autoridades así lo indican. Anticipar las cosas que se necesiten resolver, buscar información sobre cómo hacerlo, visualizar diferentes alternativas y pedir apoyo en la red de confianza ante las necesidades emergentes. Manejar un plan ayudará a reducir la incertidumbre.

CUIDANDO EL BIENESTAR Y SALUD MENTAL DE NIÑOS Y NIÑAS

Niños y niñas son particularmente sensibles a la información que circula sobre COVID-19, la cual puede producirles gran temor y ansiedad.
Las siguientes recomendaciones son para el cuidado del bienestar y la salud mental de niños y niñas en estos días:
* Conversar sobre la situación y responder a sus preguntas de manera clara y sencilla. “Coro- navirus”, “COVID-19”, “pandemia”, “contagio” y palabras similares abundan en estos días, pero es muy probable que no sepan que significan exactamente. Es importante que los cuidadores sepan cuanta información manejan el o la niña. Se sugiere utilizar material disponible en www. crececontigo.gob.cl/noticias/descarga-el-libro-para-ninos-as-hola-soy-el-coronavirus/
* Considerar que el miedo y la ansiedad se manifiestan de diversas maneras en la infancia. Hay quienes expresarán directamente sus preocupaciones, pero también lo podrán hacer a través de dificultades para dormir, dolores de cabeza o de estómago, enojo, o miedo a estar solos. Lo importante es acoger con calma y paciencia estas reacciones, y contenerlos transmitiéndoles tranquilidad y seguridad.
* Tratar de mantener lo más posible sus rutinas y actividades cotidianas, en especial las de juego y actividad física. Existen múltiples alternativas de actividades dentro del hogar.
* Practicar en conjunto la técnica de lavado de manos con agua y jabón, como cubrirse para toser, y otras medidas de autoprotección recomendadas por la autoridad.
* Evitar su exposición a noticias y redes sociales. La mayoría de la información que circula no está pensada para público infantil.

CUIDANDO EL BIENESTAR Y SALUD MENTAL DURANTE EL PERIODO DE CUARENTENA POR COVID-19

Evitar los contactos con otras personas y permanecer en el hogar durante el tiempo indicado es una medida útil y necesaria para evitar la propagación del virus ante sospecha de contagio. No obstante, es una situa- ción a la cual no se está acostumbrado y puede generar importantes fuentes de estrés.
En caso de que la indicación sea permanecer en el hogar por esta causa, se entregan las siguientes recomendaciones para cuidar del bienestar y de la salud mental de las personas durante estos días:
* Mantenerse al día sobre lo que está sucediendo, pero regulando la cantidad de tiempo que se pasa conectado a los medios de comunicación. Evitar mirar o escuchar noticias las 24 horas
del día, ya que esto tiende a aumentar la ansiedad y la preocupación.
* Evitar dedicar tiempo a escuchar rumores y busque información de fuentes confiables y oficiales, puede encontrar información actualizada en www.minsal.cl/nuevo-coronavi- rus-2019-ncov/
* Mantenerse en contacto con la red de confianza (familia y amigos) es una de las mejores maneras de reducir la ansiedad, la sensación de soledad y aburrimiento durante periodos de aislamiento. Utilizar las redes sociales, teléfono otros y medios tecnológicos para mantenerse en conexión con ellos.
* Resolver las dudas con un profesional de salud puede ayudar a reducir la ansiedad e inquietud durante la cuarentena. Salud Responde 600370777, cuenta con profesionales disponibles las 24 horas del día para atender sus consultas.
* Realizar actividades lúdicas y de relajación: leer, escribir, dibujar, jugar, hacer crucigramas, entre otros. Evitar la sensación de inmovilidad.
* Programar tareas para realizar en los días que se permanecerá casa. Pensar en aquellas cosas que por tiempo han sido pospuestas y que se puedan realizar en este tiempo. Inclusi- ve puede ser aprender algo nuevo con la ayuda de tutoriales en internet.
* Coma de manera saludable y haga ejercicio tanto como sea posible.

GENERANDO CONCIENCIA

Las relaciones sociales son una parte fundamental de la vida en sociedad, acostumbramos, en nuestro día a día, a tener ciertas conductas que hoy debemos modificar producto de la enfermedad por COVID-19.
Si bien sabemos que en la mayoría de los casos la enfermedad se presenta con sintomatología leve, es cla- ve prevenir la propagación de la infección en todos los niveles y en toda la población, de manera de proteger a aquellos que son más vulnerables frente a la infección. En este contexto nuestra respuesta a esta epidemia debe abarcar y, de hecho, centrarse en aquellos grupos más vulnerables debido tanto a factores biomédicos como sociales, pues la salud de cada persona está vinculada a la salud de los miem- bros de toda la comunidad. Por lo tanto, se necesita garantizar un acceso equitativo a la información y a los tratamientos paliativos.
Es probable que las personas que viven en institucio- nes, las personas mayores o las personas privadas de libertad, sean más vulnerables a la infección y deban abordarse de forma específica para la planificación y respuesta a la crisis. Por su parte, las personas mi- grantes, refugiadas, independientemente de su es- tatus formal, pero también todas aquellas personas que viven en campamentos, deben ser una parte in- tegral de los sistemas y planes para combatir el vi- rus, pues muchas de ellas se encuentran en lugares donde los servicios de salud están sobrecargados o son inaccesibles, viven en situación habitacional de hacinamiento y/o con acceso restringido a servicios sanitarios como agua potable.
La mejor manera de prevenir la enfermedad a nivel individual y colectivo es evitar exponerse a este vi- rus. Algunas medidas para protegerse y realizar auto- cuidado serán descritas a continuación.

Las siguientes medidas de prevención fueron adaptadas de las recomendaciones publicadas por los Cen- tros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) (13).

Lavado de manos frecuente

* Lavarse las manos (higiene de manos) a menudo con agua y jabón durante al menos 40 segundos, especialmente después de: haber es- tado en un lugar público; ir al baño; sonarse la nariz, toser o estornu- dar; hacer aseo en el hogar; estar en contacto con otras personas y antes de cocinar.
* Si no hay agua y jabón disponibles y las manos están visiblemen- te limpias, usar un desinfectante para manos que contenga al menos 60% de alcohol (alcohol gel). Cubrir todas las superficies de las manos y frotarlas hasta que se sientan secas (no soplar).
* Si las manos se encuentran visiblemente sucias, siempre lavarlas con agua y jabón.
* No tocar los ojos, la nariz y la boca con las manos.

Distanciamiento social

* No tener contacto con personas enfermas.
* No saludar ni despedirse con besos, abrazos o darse la mano.
* Evitar, en lo posible, medios de transporte masivos.
* No asistir a reuniones no esenciales y masivas.
* Poner distancia (al menos dos metros) entre cada persona si CO- VID-19 se está extendiendo en la comunidad. Esto es especialmente importante para las personas que corren un mayor riesgo de enfer- marse gravemente.
* Evitar lugares cerrados, por ejemplo: ascensores (si su salud lo per- mite, utilizar las escaleras).
* No compartir comida, utensilios, ni útiles de aseo personal como va- sos, cubiertos, cepillos dentales u objetos similares.
* No asistir a supermercados y centros comerciales sólo si es necesario.

Recordar que se extenderá la vigencia de la cédula de identidad por un año, para evitar tener que ir de manera presencial. Además, recordar que hay muchos documentos que se pueden solicitar en línea en https://www.registrocivil.cl/principal/servicios-en-linea/servicios-en-linea

Monitoreo de la salud

* Asistir a los centros de salud si se presentan signos y síntomas de enfer- medad o se ha sufrido un accidente. Solo acudir en caso de que requiera atención médica urgente.
* Cambiar horas de controles de salud infantil, crónicos y dentales.
* Continuar los tratamientos farmacológicos de enfermedades crónicas tales como diabetes, hipertensión arterial u otras, de manera de mante- nerlas controladas, a menos que su médico tratante así lo indique. En caso de tener que retirar medicamentos en su centro de salud, solicitar a algún familiar sin enfermedades que lo realice.
* Dentro de lo posible, realizar las acciones necesarias para mantener un buen autocuidado de la salud, tales como: hidratación adecuada, alimen- tación saludable, cepillado dental, sueño reparador, bajo consumo de sal y azúcar, y deporte dentro del hogar.