Menú Principal

RECOMENDACIONES CLÍNICAS BASADAS EN EVIDENCIA

CORONAVIRUS / COVID-19

Métodos

Para la elaboración de estas recomendaciones se realizó una búsqueda general de revisiones sistemáticas y en los casos que fue necesario se realizó búsqueda de estudios primarios. Las bases de datos utilizadas fueron: PubMed y EMBASE a través de la biblioteca virtual OVID, además se realizó una búsqueda complementaria de literatura gris en aquellos casos en que se consideró pertinente. No se aplicaron restricciones en base al idioma o estado de publicación.

Debido a que la pandemia COVID-19 se encuentra en desarrollo y la evidencia científica disponible aún es insuficiente se seleccionó evidencia indirecta para responder las preguntas clínicas, la que fue presentada a los expertos clínicos definidos por la División de Prevención y Control de Enfermedades para formular las recomendaciones.

Las recomendaciones fueron un esfuerzo conjunto del Ministerio de Salud, miembros de diferentes Sociedades Científicas y, con colaboración de la Organización Panamericana de la Salud y la Fundación Epistemonikos. Las cuales tienen un proceso “living”, es decir se encuentran en constante actualización ante la aparición de nueva evidencia.

En la práctica habitual el Ministerio de Salud asegura la participación de equipos profesionales interdisciplinarios. Sin embargo, en el contexto de la Pandemia COVID-19 se ha recurrido a un proceso abreviado, para disponibilizar en el menor tiempo posible, recomendaciones clínicas que proporcionen información a los profesionales sanitarios en la toma de decisiones.

En el proceso continuo de actualización de las recomendaciones ante la aparición de nuevos estudios se procederá a la revisión y análisis de los datos para evaluar si hubo algún cambio en los estimadores del efecto y la certeza en la evidencia que sustenta la actual recomendación para presentarla al grupo de expertos los que podrán decidir mantenerla o cambiar la dirección o la fuerza de la recomendación.