Menú Principal

Evidencia

Resultados de la búsqueda de evidencia

La búsqueda de evidencia realizada identificó los siguientes estudios relevantes para las preguntas de esta guía:
Tabla 9: Resultados de la búsqueda tabla 9 de resultado epd

Estimación de efecto

Luego de eliminar las referencias repetidas, se identificaron 68 estudios potencialmente relevantes que fueron revisados a texto completo. Finalmente se utilizaron 3 revisiones sistemáticas (10–12); 11 ensayos clínicos aleatorizados (13–22), entre ellos 3 por conglomerados y 3 Split-mouth; 6 estudios clínicos no aleatorizados (23–28); y 3 estudios transversales que se consideraron relevantes (29–31)

Estudios de costo

Se seleccionó 1 revisión sistemática y 1 estudio primario que incluían información relevante sobre costos y utilización de recursos.
Una revisión de estudios de costo-efectividad, costo-utilidad y costo-beneficio reporta que las evaluaciones económicas y los costos reales no están generalmente disponibles en la literatura. El modelado estadístico sugiere que los procedimientos periodontales no quirúrgicos son más económicos en comparación con las intervenciones quirúrgicas. No se pudo encontrar un beneficio económico de programas intensivos dirigidos a la prevención de la enfermedad periodontal en un grupo de población en general (32).

Modelamientos de programas preventivos, a 6 años, reportan que se mantienen estables los niveles de tejido periodontal, en tanto el grupo control presenta pérdida de 1.3 mm de CAL. Los costos iniciales por año son mayores en los programas preventivos, obteniéndose mayores beneficios a largo plazo (32).

Programas de profilaxis resultan ser costo efectivos, sin considera costos indirectos, como la valoración del tiempo. Un diente/año con mala estética es valorado, por el paciente, en un 70% respecto a un diente/año con buena estética.

Una estimación conservadora de cuánto estarían dispuestos a pagar los pacientes por el uso de gel anestésico, indica que un 45% de ellos estaría dispuesto a pagar $ 10.00 dólares más por él y volverían al próximo control (33).

Adicionalmente para estimar los costos de las prestaciones y de los productos cosméticos y farmacéuticos incluidos en esta guía, se utilizaron los valores del catálogo de prestaciones Modalidad Atención Institucional FONASA 2016 (34), precios publicados en Mercado Público (35) y precios referenciales de distintas farmacias. Además, se consideró la normativa nacional vigente que regula la comercialización de productos cosméticos (36) y farmacéuticos (37).

Valores y preferencias

Se seleccionaron 8 estudios que incluían información relevante sobre los valores y preferencias relacionadas con las intervenciones.

En el estudio con adolescentes chilenos de edad entre 12 a 20 años, percibieron que la estética (apariencia) es la principal razón para el cuidado bucal, siendo un factor de importancia mayor en la preservación de la auto-estima. El 40% de ellos declaró sangrado gingival, al que le otorgan escasa importancia (38). La motivación que lleva a los adolescentes a realizar sus hábitos de higiene, el mal hálito, o la vergüenza, factores que están asociados al contacto con los otros colegas, amigos (as) o novio (a), además más de la mitad consideró todos los dientes son importantes, un tercio mencionó los dientes anteriores (39).

Buscar atención odontológica por los adolescentes está directamente relacionado con la participación e interés de los adultos responsables y también con su propia vanidad (39).

Se observa resistencia, entre los jóvenes, al uso del hilo dental. La dificultad de su uso apunta a la habilidad exigida y la necesidad de entrenamiento, además de la pereza en adoptarlo como recurso de rutina. Por lo tanto, el uso del hilo ocurre en situaciones especiales, como fiestas de fin de semana (39).

Las pacientes chilenos de 16 años o más manifiestan el mayor nivel de ansiedad o preocupación, por los costos de los tratamientos dentales, siendo menor la preocupación en las pacientes de 16 a 20 años. La preocupación manifestada por la inyección, se presenta sólo en el 47.6% de las pacientes, siendo menor en el grupo de mayores de 61 años. El procedimiento dental que causara menor nivel de ansiedad o preocupación es la radiografía. En países con ingresos más altos, las preocupaciones mayores no pasan por los costos involucrados sino por la acción misma de la atención dental, por ejemplo inyección o tratamiento de endodoncia (40)

La experiencia de dolor o malestar durante y después del ultrasonido puede ser mayor con la inyección. Esto puede deberse a la punción de la aguja durante la inyección y los efectos secundarios post-anestésicos, tales como entumecimiento y dificultad para comer. Por otro lado, puede también deberse a la ampliación profunda en el surco gingival, los pacientes pueden posterior al procedimiento sentir molestias o dolor (41).

Una investigación sobre pacientes sensibles al dolor seleccionados sugiere que el gel puede ser una valiosa alternativa a los anestésicos convencionales de anestesia por inyección, los pacientes parecían estar más relajados si antes del procedimiento se les colocaba gel anestésico comparado con realizar el procedimiento con inyección anestésica sin gel (42). También se ha reportado que el sabor a menta del gel anestésico puede influir en su preferencia(41).

Estudios revelan que la sensación de ardor y dolor de los tejidos blandos se siente con enjuagues bucales con y sin alcohol. Mientras más largo el enjuague más doloroso (43).

Los adolescentes pueden desarrollar una lógica deductiva, pueden cooperar y trabajar en equipo, pueden entender la interacción causa-efecto y tienden a dudar e investigar todo, por lo que prefieren actividades participativas (44).

Desde una perspectiva teórica psicológica de la salud, la evidencia sugiere que las conductas de salud se rigen por las creencias, las expectativas, los incentivos, la confianza y las metas de un individuo. El conocimiento de los riesgos para la salud y los beneficios de las condiciones previas para un comportamiento deseable, pero también requiere incentivos y motivación, así como creencias de autoeficacia (es decir, la confianza de que uno es capaz de llevar a cabo el comportamiento deseado). Tales aspectos socio-cognitivos deben ser considerados al formular mensajes de salud para los jóvenes(45) .