Menú Principal

Guía de Práctica Clínica - No GES

Para el abordaje de Depresión en Adolescentes

ETD1

En adolescentes, el Ministerio de Salud SUGIERE realizar tamizaje de depresión por sobre no realizar.
Comentarios del Panel de Expertos:
-El tamizaje podría facilitar que las personas reciban intervenciones de forma oportuna, pudiendo disminuir la ocurrencia de complicaciones y mejorar la respuesta al tratamiento. Incluso, el beneficio en esta población podría ser mayor, ya que los adolescentes tienen baja consulta espontánea a servicios de salud.
-El tamizaje puede ser realizado en diferentes contextos: clínicos, educativos y comunitarios.
-El control de salud adolescente puede ser una instancia para detectar a aquellos en riesgo y que se beneficiarían más de la aplicación de un tamizaje de depresión.
-Por último, el tamizaje debe estar en el marco de procedimientos definidos, tanto en su aplicación como en las acciones a seguir.

El panel de expertos analizó y debatió cada uno de las preguntas de la “Tabla de la evidencia a la decisión”, considerando tanto la evidencia de investigación, experiencia clínica, conocimiento de gestión o experiencia de los pacientes. Una vez consensuada la postura del panel respecto a las preguntas, emitieron un juicio seleccionando la opción de respuesta que mejor representaba la opinión del conjunto (destacada con color). Finalmente cuando el panel emitió su juicio sobre todas las preguntas, se emitió la recomendación.

A continuación se presenta la “Tabla de la evidencia a la decisión” con el resumen de los juicios, la evidencia de investigación evaluada, consideraciones adicionales y comentarios planteados por el panel.

 1.- ¿El problema es una prioridad?
No Probablemente no Probablemente sí Varía No lo sé

El problema ha sido definido como prioritario en el marco de las Garantías Explícitas en Salud (GES), régimen integral de salud que prioriza un grupo de patologías o problemas de salud, garantizando el acceso a tratamiento oportuno y de calidad.

 2.- ¿Qué tan precisa es este test?
Muy imprecisa Imprecisa Precisa Muy precisa Varía No lo sé

Precisa: En la mayoría de los casos, la prueba es capaz de diferenciar en forma confiable quienes padecen y no padecen la enfermedad o condición. Más que nada porque identifica a los verdaderos positivos, que es lo se espera que logre identificar los tamizajes.

Evidencia de investigación

TAMIZAJE DE DEPRESIÓN PARA MENORES DE 15 AÑOS.
Pacientes Personas menores de 15 años.
Test Tamizaje de depresión.
Gold standard Diagnóstico clínico.

Impacto diagnóstico

Desenlaces

Efecto

Morbilidad o mortalidad

No se identificaron estudios evaluando el impacto, por lo que el desenlace se estimó en base a la exactitud diagnóstica del test, y de las consecuencias esperadas a partir de cada resultado.

Desenlaces

Prevalencia hipotética 7%*

Certeza de la evidencia

(GRADE)**

Mensajes clave en términos sencillos

Sensibilidad, rango: 70 a 100%

Especificidad, rango: 25 a 98%

 

17 estudios [5-12, 16-17, 19-25] con 49 a 4027 pacientes por estudio.

Población hipotética de 1000 personas con 70 enfermos de depresión y 930 sanos.

Menores con depresión

(verdaderos positivos)

49 a 70

⊕⊕◯◯1,2,3

Baja

El tamizaje de depresión podría detectar correctamente entre 49 a 70 de los 70 pacientes con depresión (verdaderos positivos), pero la certeza de la evidencia es baja.

Menores enfermos incorrectamente clasificados como sin depresión

(falsos negativos)

0 a 21

⊕⊕◯◯1,2,3

Baja

El tamizaje de depresión podría clasificar incorrectamente como sanos entre 0 a 21 de los 70 pacientes con depresión (falsos negativos), pero la certeza de la evidencia es baja.

 

Menores sanos

(verdaderos negativos)

232 a 911

⊕⊕◯◯1,2,3

Baja

El tamizaje de depresión podría detectar correctamente entre 232 a 911 de los 930 pacientes sanos (verdaderos negativos), pero la certeza de la evidencia es baja.

Menores sanos incorrectamente clasificados como enfermos

(falsos positivos)

19 a 698

⊕⊕◯◯1,2,3

Baja

El tamizaje de depresión podría clasificar incorrectamente como con depresión entre 19 a 698 de los 930 pacientes sanos (falsos positivos), pero la certeza de la evidencia es baja.

IC: Intervalo de confianza del 95%.
GRADE: grados de evidencia del GRADE Working Group.
*La prevalencia corresponde a la media de los estudios (media de 19 casos en media de 209 pacientes).
** Certeza de exactitud diagnóstica.
1 Se disminuyó un nivel de certeza de evidencia por riesgo de sesgo, ya que el test en muchos casos no es independiente del gold standard.
2 Se decidió no disminuir certeza de evidencia por inconsistencia, pese a las diferencias entre los resultados de los estudios, ya que se explica por los diferentes tipos de herramientas de tamizaje.
3 Se disminuyó un nivel de certeza de evidencia por imprecisión ya que en cada estudio, cada extremo del intervalo de confianza conlleva a decisiones diferentes.
Fecha de elaboración de la tabla: Diciembre, 2018.

Referencias

1. Forman-Hoffman V, McClure E, McKeeman J, Wood CT, Middleton JC, Skinner AC, Perrin EM, Viswanathan M. Screening for Major Depressive Disorder in Children and Adolescents: A Systematic Review for the U.S. Preventive Services Task Force. Annals of internal medicine. 2016;164(5):342-9.
2. Roseman M, Kloda LA, Saadat N, Riehm KE, Ickowicz A, Baltzer F, Katz LY, Patten SB, Rousseau C, Thombs BD. Accuracy of Depression Screening Tools to Detect Major Depression in Children and Adolescents: A Systematic Review. Canadian journal of psychiatry. Revue canadienne de psychiatrie. 2016;61(12):746-757.
3. Roseman M, Saadat N, Riehm KE, Kloda LA, Boruff J, Ickowicz A, Baltzer F, Katz LY, Patten SB, Rousseau C, Thombs BD. Depression Screening and Health Outcomes in Children and Adolescents: A Systematic Review. Canadian journal of psychiatry. Revue canadienne de psychiatrie. 2017;62(12):70674371772724
4. Williams SB, O’Connor E, Eder M, Whitlock E. Screening for Child and Adolescent Depression In Primary Care Settings: A Systematic Evidence Review for the U.S. Preventive Services Task Force. U.S. Preventive Services Task Force Evidence Syntheses, formerly Systematic Evidence Reviews. 2009;
5. Adewuya AO, Ola BA, Aloba OO. Prevalence of major depressive disorders and a validation of the Beck Depression Inventory among Nigerian adolescents. European child & adolescent psychiatry. 2007;16(5):287-92.
6. Araya R, Montero-Marin J, Barroilhet S, Fritsch R, Gaete J, Montgomery A. Detecting depression among adolescents in Santiago, Chile: sex differences. BMC psychiatry. 2013;13:122.
7. Bang YR, Park JH, Kim SH. Cut-Off Scores of the Children’s Depression Inventory for Screening and Rating Severity in Korean Adolescents. Psychiatry investigation. 2015;12(1):23-8.
8. Barrera M, Garrison-Jones CV. Properties of the Beck Depression Inventory as a screening instrument for adolescent depression. Journal of abnormal child psychology. 1988;16(3):263-73.
9. Butwicka A, Fendler W, Zalepa A, Szadkowska A, Mianowska B, Gmitrowicz A, Młynarski W. Efficacy of metabolic and psychological screening for mood disorders among children with type 1 diabetes. Diabetes care. 2012;35(11):2133-9.
10. Canals J, Domènech E, Carbajo G, Bladé J. Prevalence of DSM-III-R and ICD-10 psychiatric disorders in a Spanish population of 18-year-olds. Acta psychiatrica Scandinavica. 1997;96(4):287-94.
11. Frühe B, Allgaier AK, Pietsch K, Baethmann M, Peters J, Kellnar S, Heep A, Burdach S, von Schweinitz D, Schulte-Körne G. Children’s Depression Screener (ChilD-S): development and validation of a depression screening instrument for children in pediatric care. Child psychiatry and human development. 2012;43(1):137-51.
12. Ganguly S, Samanta M, Roy P, Chatterjee S, Kaplan DW, Basu B. Patient health questionnaire-9 as an effective tool for screening of depression among Indian adolescents. The Journal of adolescent health : official publication of the Society for Adolescent Medicine. 2013;52(5):546-51.
13. Garrison CZ, Addy CL, Jackson KL, McKeown RE, Waller JL. The CES-D as a screen for depression and other psychiatric disorders in adolescents. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. 1991;30(4):636-41.
14. Goodman R, Ford T, Simmons H, Gatward R, Meltzer H. Using the Strengths and Difficulties Questionnaire (SDQ) to screen for child psychiatric disorders in a community sample. International review of psychiatry (Abingdon, England). 2003;15(1-2):166-72.
15. Johnson JG, Harris ES, Spitzer RL, Williams JB. The patient health questionnaire for adolescents: validation of an instrument for the assessment of mental disorders among adolescent primary care patients. The Journal of adolescent health : official publication of the Society for Adolescent Medicine. 2002;30(3):196-204.
16. Katon W, Russo J, Richardson L, McCauley E, Lozano P. Anxiety and depression screening for youth in a primary care population. Ambulatory pediatrics : the official journal of the Ambulatory Pediatric Association. 2008;8(3):182-8.
17. Logsdon MC, Myers JA. Comparative performance of two depression screening instruments in adolescent mothers. Journal of women’s health (2002). 2010;19(6):1123-8.
18. Patton GC, Coffey C, Posterino M, Carlin JB, Wolfe R, Bowes G. A computerised screening instrument for adolescent depression: population-based validation and application to a two-phase case-control study. Social psychiatry and psychiatric epidemiology. 1999;34(3):166-72.
19. Pietsch K, Allgaier A, Fruhe B. Screening for adolescent depression in paediatric care: validity of a new brief version of the Center for Epidemiological Studies Depression Scale. Child Adolesc Ment Health. 2013;18(2):76–81.
20. Richardson LP, Rockhill C, Russo JE, Grossman DC, Richards J, McCarty C, McCauley E, Katon W. Evaluation of the PHQ-2 as a brief screen for detecting major depression among adolescents. Pediatrics. 2010;125(5):e1097-103.
21. Roberts RE, Lewinsohn PM, Seeley JR. Screening for adolescent depression: a comparison of depression scales. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. 1991;30(1):58-66.
22. Tsai FJ, Huang YH, Liu HC, Huang KY, Huang YH, Liu SI. Patient health questionnaire for school-based depression screening among Chinese adolescents. Pediatrics. 2014;133(2):e402-9.
23. Turner N, Joinson C, Peters TJ, Wiles N, Lewis G. Validity of the Short Mood and Feelings Questionnaire in late adolescence. Psychological assessment. 2014;26(3):752-62.
24. Venkatesh KK, Zlotnick C, Triche EW, Ware C, Phipps MG. Accuracy of brief screening tools for identifying postpartum depression among adolescent mothers. Pediatrics. 2014;133(1):e45-53.
25. Ventevogel P, Komproe IH, Jordans MJ, Feo P, De Jong JT. Validation of the Kirundi versions of brief self-rating scales for common mental disorders among children in Burundi. BMC psychiatry. 2014;14:36.
26. Whitaker A, Johnson J, Shaffer D, Rapoport JL, Kalikow K, Walsh BT, Davies M, Braiman S, Dolinsky A. Uncommon troubles in young people: prevalence estimates of selected psychiatric disorders in a nonreferred adolescent population. Archives of general psychiatry. 1990;47(5):487-96.
27. Winter LB, Steer RA, Jones-Hicks L, Beck AT. Screening for major depression disorders in adolescent medical outpatients with the Beck Depression Inventory for Primary Care. The Journal of adolescent health: official publication of the Society for Adolescent Medicine. 1999;24(6):389-94.

Búsqueda y Síntesis de Evidencia

 3.- ¿Qué tan significativos son los efectos deseables anticipados?
Triviales Pequeños Moderados Grandes Varía No lo sé

Grandes: El panel de expertos de la Guía estimó que los efectos deseables de «realizar tamizaje de depresión» en comparación a «no realizar» son grandes, considerando la evidencia y la experiencia clínica. A criterio del panel, los pacientes correctamente identificados tendrían grandes beneficios, dado que es una población que está en desarrollo y que no llega de manera espontánea a consultar a centros de salud. El detectar tempranamente facilita la intervención oportuna.

TAMIZAJE DE DEPRESIÓN PARA MENORES DE 15 AÑOS.
Pacientes Personas menores de 15 años.
Test Tamizaje de depresión.
Gold standard Diagnóstico clínico.

Impacto diagnóstico

Desenlaces

Efecto

Morbilidad o mortalidad

No se identificaron estudios evaluando el impacto, por lo que el desenlace se estimó en base a la exactitud diagnóstica del test, y de las consecuencias esperadas a partir de cada resultado.

Desenlaces

Prevalencia hipotética 7%*

Certeza de la evidencia

(GRADE)**

Mensajes clave en términos sencillos

Sensibilidad, rango: 70 a 100%

Especificidad, rango: 25 a 98%

 

17 estudios [5-12, 16-17, 19-25] con 49 a 4027 pacientes por estudio.

Población hipotética de 1000 personas con 70 enfermos de depresión y 930 sanos.

Menores con depresión

(verdaderos positivos)

49 a 70

⊕⊕◯◯1,2,3

Baja

El tamizaje de depresión podría detectar correctamente entre 49 a 70 de los 70 pacientes con depresión (verdaderos positivos), pero la certeza de la evidencia es baja.

Menores enfermos incorrectamente clasificados como sin depresión

(falsos negativos)

0 a 21

⊕⊕◯◯1,2,3

Baja

El tamizaje de depresión podría clasificar incorrectamente como sanos entre 0 a 21 de los 70 pacientes con depresión (falsos negativos), pero la certeza de la evidencia es baja.

 

Menores sanos

(verdaderos negativos)

232 a 911

⊕⊕◯◯1,2,3

Baja

El tamizaje de depresión podría detectar correctamente entre 232 a 911 de los 930 pacientes sanos (verdaderos negativos), pero la certeza de la evidencia es baja.

Menores sanos incorrectamente clasificados como enfermos

(falsos positivos)

19 a 698

⊕⊕◯◯1,2,3

Baja

El tamizaje de depresión podría clasificar incorrectamente como con depresión entre 19 a 698 de los 930 pacientes sanos (falsos positivos), pero la certeza de la evidencia es baja.

IC: Intervalo de confianza del 95%.
GRADE: grados de evidencia del GRADE Working Group.
*La prevalencia corresponde a la media de los estudios (media de 19 casos en media de 209 pacientes).
** Certeza de exactitud diagnóstica.
1 Se disminuyó un nivel de certeza de evidencia por riesgo de sesgo, ya que el test en muchos casos no es independiente del gold standard.
2 Se decidió no disminuir certeza de evidencia por inconsistencia, pese a las diferencias entre los resultados de los estudios, ya que se explica por los diferentes tipos de herramientas de tamizaje.
3 Se disminuyó un nivel de certeza de evidencia por imprecisión ya que en cada estudio, cada extremo del intervalo de confianza conlleva a decisiones diferentes.
Fecha de elaboración de la tabla: Diciembre, 2018.

Referencias

1. Forman-Hoffman V, McClure E, McKeeman J, Wood CT, Middleton JC, Skinner AC, Perrin EM, Viswanathan M. Screening for Major Depressive Disorder in Children and Adolescents: A Systematic Review for the U.S. Preventive Services Task Force. Annals of internal medicine. 2016;164(5):342-9.
2. Roseman M, Kloda LA, Saadat N, Riehm KE, Ickowicz A, Baltzer F, Katz LY, Patten SB, Rousseau C, Thombs BD. Accuracy of Depression Screening Tools to Detect Major Depression in Children and Adolescents: A Systematic Review. Canadian journal of psychiatry. Revue canadienne de psychiatrie. 2016;61(12):746-757.
3. Roseman M, Saadat N, Riehm KE, Kloda LA, Boruff J, Ickowicz A, Baltzer F, Katz LY, Patten SB, Rousseau C, Thombs BD. Depression Screening and Health Outcomes in Children and Adolescents: A Systematic Review. Canadian journal of psychiatry. Revue canadienne de psychiatrie. 2017;62(12):70674371772724
4. Williams SB, O’Connor E, Eder M, Whitlock E. Screening for Child and Adolescent Depression In Primary Care Settings: A Systematic Evidence Review for the U.S. Preventive Services Task Force. U.S. Preventive Services Task Force Evidence Syntheses, formerly Systematic Evidence Reviews. 2009;
5. Adewuya AO, Ola BA, Aloba OO. Prevalence of major depressive disorders and a validation of the Beck Depression Inventory among Nigerian adolescents. European child & adolescent psychiatry. 2007;16(5):287-92.
6. Araya R, Montero-Marin J, Barroilhet S, Fritsch R, Gaete J, Montgomery A. Detecting depression among adolescents in Santiago, Chile: sex differences. BMC psychiatry. 2013;13:122.
7. Bang YR, Park JH, Kim SH. Cut-Off Scores of the Children’s Depression Inventory for Screening and Rating Severity in Korean Adolescents. Psychiatry investigation. 2015;12(1):23-8.
8. Barrera M, Garrison-Jones CV. Properties of the Beck Depression Inventory as a screening instrument for adolescent depression. Journal of abnormal child psychology. 1988;16(3):263-73.
9. Butwicka A, Fendler W, Zalepa A, Szadkowska A, Mianowska B, Gmitrowicz A, Młynarski W. Efficacy of metabolic and psychological screening for mood disorders among children with type 1 diabetes. Diabetes care. 2012;35(11):2133-9.
10. Canals J, Domènech E, Carbajo G, Bladé J. Prevalence of DSM-III-R and ICD-10 psychiatric disorders in a Spanish population of 18-year-olds. Acta psychiatrica Scandinavica. 1997;96(4):287-94.
11. Frühe B, Allgaier AK, Pietsch K, Baethmann M, Peters J, Kellnar S, Heep A, Burdach S, von Schweinitz D, Schulte-Körne G. Children’s Depression Screener (ChilD-S): development and validation of a depression screening instrument for children in pediatric care. Child psychiatry and human development. 2012;43(1):137-51.
12. Ganguly S, Samanta M, Roy P, Chatterjee S, Kaplan DW, Basu B. Patient health questionnaire-9 as an effective tool for screening of depression among Indian adolescents. The Journal of adolescent health : official publication of the Society for Adolescent Medicine. 2013;52(5):546-51.
13. Garrison CZ, Addy CL, Jackson KL, McKeown RE, Waller JL. The CES-D as a screen for depression and other psychiatric disorders in adolescents. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. 1991;30(4):636-41.
14. Goodman R, Ford T, Simmons H, Gatward R, Meltzer H. Using the Strengths and Difficulties Questionnaire (SDQ) to screen for child psychiatric disorders in a community sample. International review of psychiatry (Abingdon, England). 2003;15(1-2):166-72.
15. Johnson JG, Harris ES, Spitzer RL, Williams JB. The patient health questionnaire for adolescents: validation of an instrument for the assessment of mental disorders among adolescent primary care patients. The Journal of adolescent health : official publication of the Society for Adolescent Medicine. 2002;30(3):196-204.
16. Katon W, Russo J, Richardson L, McCauley E, Lozano P. Anxiety and depression screening for youth in a primary care population. Ambulatory pediatrics : the official journal of the Ambulatory Pediatric Association. 2008;8(3):182-8.
17. Logsdon MC, Myers JA. Comparative performance of two depression screening instruments in adolescent mothers. Journal of women’s health (2002). 2010;19(6):1123-8.
18. Patton GC, Coffey C, Posterino M, Carlin JB, Wolfe R, Bowes G. A computerised screening instrument for adolescent depression: population-based validation and application to a two-phase case-control study. Social psychiatry and psychiatric epidemiology. 1999;34(3):166-72.
19. Pietsch K, Allgaier A, Fruhe B. Screening for adolescent depression in paediatric care: validity of a new brief version of the Center for Epidemiological Studies Depression Scale. Child Adolesc Ment Health. 2013;18(2):76–81.
20. Richardson LP, Rockhill C, Russo JE, Grossman DC, Richards J, McCarty C, McCauley E, Katon W. Evaluation of the PHQ-2 as a brief screen for detecting major depression among adolescents. Pediatrics. 2010;125(5):e1097-103.
21. Roberts RE, Lewinsohn PM, Seeley JR. Screening for adolescent depression: a comparison of depression scales. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. 1991;30(1):58-66.
22. Tsai FJ, Huang YH, Liu HC, Huang KY, Huang YH, Liu SI. Patient health questionnaire for school-based depression screening among Chinese adolescents. Pediatrics. 2014;133(2):e402-9.
23. Turner N, Joinson C, Peters TJ, Wiles N, Lewis G. Validity of the Short Mood and Feelings Questionnaire in late adolescence. Psychological assessment. 2014;26(3):752-62.
24. Venkatesh KK, Zlotnick C, Triche EW, Ware C, Phipps MG. Accuracy of brief screening tools for identifying postpartum depression among adolescent mothers. Pediatrics. 2014;133(1):e45-53.
25. Ventevogel P, Komproe IH, Jordans MJ, Feo P, De Jong JT. Validation of the Kirundi versions of brief self-rating scales for common mental disorders among children in Burundi. BMC psychiatry. 2014;14:36.
26. Whitaker A, Johnson J, Shaffer D, Rapoport JL, Kalikow K, Walsh BT, Davies M, Braiman S, Dolinsky A. Uncommon troubles in young people: prevalence estimates of selected psychiatric disorders in a nonreferred adolescent population. Archives of general psychiatry. 1990;47(5):487-96.
27. Winter LB, Steer RA, Jones-Hicks L, Beck AT. Screening for major depression disorders in adolescent medical outpatients with the Beck Depression Inventory for Primary Care. The Journal of adolescent health: official publication of the Society for Adolescent Medicine. 1999;24(6):389-94.

Búsqueda y Síntesis de Evidencia

 4.- ¿Qué tan significativos son los efectos indeseables anticipados?
Grandes Moderados Pequeños Triviales Varía No lo sé

Triviales: El panel de expertos de la Guía estimó que los efectos indeseables de «realizar tamizaje de depresión» en comparación a «no realizar» son triviales o no relevantes, considerando la evidencia y la experiencia clínica.

Búsqueda y Síntesis de Evidencia

 5.- ¿Cuál es la certeza general de la evidencia sobre la precisión de la prueba?
Muy baja Baja Moderada Alta Ningún estudio incluido

Baja: Existe cierta incertidumbre respecto del efecto de «realizar tamizaje de depresión» en comparación a «no realizar». La certeza de la evidencia general se basa en la menor certeza de los desenlaces considerados críticos por el panel.

 6.- ¿Cuál es certeza general de la evidencia sobre efectos de la prueba?
Muy baja Baja Moderada Alta Ningún estudio incluido

Muy Baja: Existe considerable incertidumbre respecto del efecto de «realizar tamizaje de depresión» en comparación a «no realizar».

 7.- ¿Hay incertidumbre importante o variabilidad sobre qué tanto valora la gente los desenlaces principales?
Incertidumbre o variabilidad importantes Posiblemente hay incertidumbre o variabilidad importantes Probablemente no hay incertidumbre ni variabilidad importantes No hay variabilidad o incertidumbre importante

No hay variabilidad o incertidumbre importante: En función de la evidencia de investigación, experiencia clínica, conocimiento de gestión o experiencia de las personas con la condición o problema de salud, el panel de expertos de la Guía consideró que no existe incertidumbre o variabilidad importante respecto a lo que escogería una persona informada de los efectos deseables e indeseables de «realizar tamizaje de depresión» y «no realizar». La mayoría de los adolescentes y sus familiares optarían por el tamizaje de depresión.

Evidencia de investigación

Se identificó un estudio (1) cuyo objetivo fue investigar las actitudes de los adolescentes y sus padres hacia el screening de adolescentes con riesgo de suicidio y otros problemas de salud mental en el departamento de emergencias.

En el estudio 294 adolescentes y 300 padres completaron un cuestionario. La pregunta realizada fue: “¿Qué tan importante cree que es para el personal del departamento de emergencia preguntar a los adolescentes sobre: depresión, ansiedad, abuso de alcohol, uso indebido de drogas, riesgo de suicidio, trastornos de la alimentación, problemas de conducta y violencia en la pareja?”.

Los porcentajes de adolescentes que calificaron la evaluación para cada problema de salud mental como importante, muy importante, extremadamente importante fueron: para depresión 78%; ansiedad 70%; abuso de alcohol 83%; uso indebido de drogas 89%; riesgo de suicidio 86%; trastornos de la alimentación 75%; problemas de conducta 65%; y violencia en el pololeo 68%. Las calificaciones de los padres como importante o superior fueron para: depresión 90%; ansiedad 87%; abuso de alcohol 91%; uso indebido de drogas 91%; riesgo de suicidio 92%; trastornos de la alimentación 90%; problemas de conducta 84% y violencia en el pololeo 88%. Los padres informaron calificaciones significativamente más altas que los adolescentes para la detección de cada problema de salud mental, con excepción de detección de riesgo de suicidio, que fue considerada igual de importante por padres y adolescentes.

Los resultados del estudio sugieren un apoyo positivo general de adolescentes y sus padres de la detección del riesgo de suicidio y otros problemas de salud mental en el servicio de urgencias, con algunas preferencias, preocupaciones y diferencias importantes entre padres y adolescentes y entre hombres y mujeres.

Referencias

1. O’Mara RM, Hill RM, Cunningham RM, King CA. Adolescent and Parent Attitudes Toward Screening for Suicide Risk and Mental Health Problems in the Pediatric Emergency Department. Pediatr Emerg Care [Internet]. 2012 Jul [cited 2018 Nov 14];28(7):626–32. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22743751

Búsqueda y Síntesis de Evidencia

 8.- El balance entre efectos deseables e indeseables favorece la intervención o la comparación?
Favorece la comparación Probablemente favorece la comparación No favorece la intervención ni la comparación Probablemente favorece la intervención Favorece la intervención Varía No lo sé

Probablemente favorece la intervención: Considerando que la intervención es «realizar tamizaje de depresión» y la comparación es «no realizar», el panel de expertos de la Guía opinó que el balance entre efectos deseables e indeseables probablemente favorece «realizar tamizaje de depresión». En base a que la prueba es precisa, los efectos deseables son grandes, los indeseables triviales, pero la certeza de la evidencia de los efectos es muy baja.

 9.- ¿Qué tan grandes son los recursos necesarios (costos)?
Costos extensos Costos moderados Costos y ahorros despreciables Ahorros moderados Ahorros extensos Varía No lo sé

Varía: El panel de expertos de la Guía considera que existen componentes que pueden afectar de distinta manera la magnitud de los costos o ahorros asociados a «realizar tamizaje de depresión» versus «no realizar». Los costos de realizar un tamizaje en sí, a nivel individual, son relativamente despreciables. Sin embargo, en términos problacionales, varía dependiendo si se aplica universalmente o a un subgrupo de adolescentes específico, como por ejemplo aquellos detectados en el control de salud adolescente.

Evidencia de investigación

A continuación se muestran los costos referenciales, es preciso considerar que estos costos fueron recogidos con el único objetivo de constituir un antecedente aproximado.

TABLA

Referencias

1. Precio total para prestador nivel 3 de la base de datos Modalidad de Libre Elección 2018, FONASA.
2. Precio total para obtenida de la base de datos Modalidad de Atención Institucional 2018, FONASA.

Búsqueda y Síntesis de Evidencia

 10.- ¿La costo-efectividad de la intervención beneficia la intervención o la comparación?
Favorece la comparación Probablemente favorece la comparación No favorece la intervención ni la comparación Probablemente favorece la intervención Favorece la intervención Varía Ningún estudio incluido

Ningún estudio incluido: No se realizó la búsqueda de evidencia que abordaran la costo-efectividad ya que las intervenciones evaluadas no es considerado de alto costo, según el Decreto 80 «Determinar umbral nacional de costo anual al que se refiere el artículo 6° de la Ley 20.850». De todos modos, el panel indica que dependiendo de los resultados del tamizaje, puede ser necesario realizar distintas intervenciones (psicoeducación, intervenciones psicológicas, entre otras) que podrían aumentar los costos a corto y mediano plazo. Sin embargo, a largo plazo, intervenir oportunamente puede prevenir la complejización y cronicidad del cuadro, y por ende evitar costos futuros por intervenciones más prolongadas o de mayor especialización.

 11.- ¿Cuál sería el impacto en la equidad en salud?
Reducida Probablemente reducida Probablemente ningún impacto Probablemente aumentada Aumentada Varía No lo sé

Probablemente aumentada: El panel de expertos de la Guía consideró que la equidad en salud probablemente aumentaría si se recomendase «realizar tamizaje de depresión», dado que a través del tamizaje se facilita el acceso a servicios de salud oportunos.

 12.- ¿La intervención es aceptable para las partes interesadas?
No Probablemente no Probablemente sí Varía No lo sé

Probablemente sí: El panel de expertos de la Guía consideró que «realizar tamizaje de depresión» probablemente SÍ es aceptable para las partes interesadas (profesionales de la salud, gestores de centros de salud, directivos de centros de salud, pacientes, cuidadores, seguros de salud, otros).

 13.- ¿Es factible implementar la intervención?
No Probablemente no Probablemente sí Varía No lo sé

Probablemente sí: El panel de expertos de la Guía consideró que «realizar tamizaje de depresión» probablemente SÍ es factible implementar, contemplando que se requieren recursos y coordinación con sector educación y otros.