Menú Principal

Prevención y Control del VIH/SIDA e ITS

Infecciones vaginales-genitales

Existen varias infecciones vaginales-genitales que si no son tratadas a tiempo pueden transmitirse a la pareja sexual. Las más comunes son producidas por hongos, bacterias y/o Tricomonas.

Una embarazada que tiene una infección vaginal y no es tratada a tiempo tiene mayor probabilidad de parto prematuro.

Síntomas

Los síntomas se manifiestan dependiendo del agente causal:

– Infección por hongos: Esta infección se caracteriza por producir un flujo vaginal que irrita los genitales y causa prurito (picazón)
– Infección por bacterias: Esta infección se caracteriza por producir un flujo vaginal distinto del normal, que puede o no tener mal olor. Suele manifestarse manchando la ropa interior.
– Infección por Tricomonas: Esta infección se caracteriza por producir un flujo vaginal de color amarillo grisáceo de mal olor. Suele manifestarse manchando la ropa interior.

Tratamiento

El tratamiento es con antibióticos específicos para cada agente causal, eliminando la enfermedad pero no previene la reinfección, por lo que es importante que el tratamiento lo reciba la mujer y sus parejas o contactos sexuales.

Cómo se transmiten

Las infecciones vaginales se transmiten de una persona a otra a través de las relaciones sexuales sin protección.

Cómo se previenen

Las infecciones vaginales se previenen evitando tener relaciones sexuales durante el período de tratamiento hasta concluirlo, usando ropa interior de algodón que evite el exceso de humedad y usando preservativos o condones en todas las relaciones sexuales.