Menú Principal

Guía de Práctica Clínica

Asma Bronquial moderada y grave en menores de 15 años

Descripción y Epidemiología

Descripción

El asma es una de las principales enfermedades no transmisibles y se torna un problema de salud pública en todos los países independientemente de su nivel de desarrollo. En la actualidad en el mundo, hay unos 235 millones de personas con asma y en el 2015, se notificaron 383.000 muertes por esta enfermedad, la mayoría de ellas en adultos mayores(1). En Chile los resultados del Estudio Internacional de Asma y Alergias en la niñez (ISAAC) muestran una prevalencia en escolares entre 15 a 18%, la que aumentó notoriamente en los adolescentes chilenos(2).

El Asma es una inflamación crónica de las vías aéreas en la que juegan un papel destacado determinadas células y mediadores. Esta inflamación se asocia con hiperreactividad bronquial a diversos estímulos, como infecciones, ejercicio, aeroalergenos, etc., y podría determinar remodelación de la vía aérea. Se presenta con episodios recurrentes de sibilancias, disnea, opresión torácica y tos, especialmente durante la noche o la madrugada y los síntomas pueden manifestarse varias veces al día o a la semana. Estos síntomas se asocian habitualmente con obstrucción bronquial difusa de intensidad variable que es reversible, ya sea en forma espontánea o con tratamiento. Es importante destacar en el Asma, los tres elementos característicos: Inflamación Crónica de la vía aérea, Reversibilidad de la obstrucción e hiperreactividad bronquial. Es importante destacar que el diagnóstico es fundamentalmente clínico, que puede ser apoyado con pruebas de función pulmonar(3).
Las causas fundamentales del asma no están completamente dilucidadas. Se han descritos una serie de factores de riesgo tanto del huésped, como perinatales y ambientales que se relacionan con la aparición de esta enfermedad. Sin embargo, probablemente es la combinación de una predisposición genética con la exposición ambiental a sustancias y partículas inhaladas, lo que influye en su expresión clínica (4). El asma es una enfermedad que se diagnostica y se trata menos de lo que debiera, supone una carga considerable para los afectados y sus familias. Aunque no se puede curar, se puede controlar con un tratamiento adecuado, obteniendo como resultado una mejor calidad de vida.
El control de la progresión del asma grave y la reducción de sus reagudizaciones y las muertes requiere de un tratamiento integral basado en los cuatro pilares fundamentales a considerar: educación y autocuidado, control de factores agravantes, farmacoterapia y el manejo de las exacerbaciones.

La OMS cuenta con un programa de apoyo a los Estados miembros para apoyar en su esfuerzo por reducir las tasas de morbilidad, la discapacidad y la mortalidad prematura relacionada con el asma. Los Objetivos del programa son (5):

  1. Vigilancia para determinar la magnitud del problema, analizar sus determinantes y seguir su evolución, prestando especial atención a las poblaciones pobres y desfavorecidas.
  2. Prevención primaria para reducir la exposición a factores de riesgo comunes, como el humo del tabaco, las infecciones respiratorias frecuentes durante la infancia o la contaminación ambiental del aire (de interiores, de exteriores y del lugar de trabajo)
  3. Mejorar el acceso a intervenciones costo-efectivas, incluidos los medicamentos, aumentando la calidad y la accesibilidad a la atención sanitaria en los diferentes niveles del sistema sanitario.

Es en este último punto, en donde se releva la importancia de mejorar el control y calidad de vida de las personas con Asma, mediante el fortalecimiento de aspectos técnicos de los profesionales sanitarios, que deben atenderles. En particular en los aspectos relacionados con la prevención y valoración diagnóstica-terapéutica de la enfermedad. Es por esta razón que las guías clínicas se transforman en una herramienta imprescindible, con el objeto de tomar las mejores decisiones terapéuticas basada en la mejor evidencia disponible.

Referencia

  1. World Health Organization. OMS | 10 datos sobre el asma. WHO [Internet]. 2017 [cited 2018 Feb 5]; Available from: http://www.who.int/features/factfiles/asthma/es/
  2. Mallol J, Aguirre V, Aguilar P, Calvo M, Amarales L, Arellano P, et al. Cambios en la prevalencia de asma en escolares chilenos entre 1994 y 2002: International Study of Asthma and Allergies in Childhood (ISAAC) – Chile phases I and III. Rev Med Chil [Internet]. 2007 May [cited 2018 Feb 5];135(5):580–6. Available from: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-98872007000500005&lng=en&nrm=iso&tlng=en
  3. Global Initiative for Asthma. Global Strategy for Asthma Management and Prevention [Internet]. 2017. Available from: http://ginasthma.org/2017-gina-report-global-strategy-for-asthma-management-and-prevention/
  4. Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia. Guía Española para el Manejo del Asma – GEMA 4.2 [Internet]. Madrid; 2016 [cited 2018 Feb 5]. Available from: http://www.semg.es/documentos-semg/guias/1579-gema-4-2-2017.html
  5. Organización Mundial de la Salud. OMS | Asma [Internet]. WHO. World Health Organization; 2017 [cited 2018 Feb 5]. Available from: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs307/es/