Menú Principal

MALARIA

Áreas de riesgo

El año 2016, casi la mitad de la población mundial corría el riesgo de padecer malaria. La mayoría de los casos y de las muertes se registran en África Subsahariana, pero también se ven afectadas Asia Sudoriental, el Mediterráneo Oriental, el Pacífico Occidental y Las Américas. En ese año, 91 países y áreas experimentaban una transmisión continua de la enfermedad.

La región de África continúa soportando una parte desproporcionada de la carga mundial de la enfermedad. En 2016, el 90% de los casos y el 91% de los fallecimientos se han registrado en esta región.

Transmisión

La malaria se transmite principalmente por la picadura de mosquitos hembra del género Anopheles. La intensidad de la transmisión depende de factores relacionados con el parásito, el mosquito, el hospedero humano y el medio ambiente.

Síntomas

La malaria es una enfermedad febril aguda, los síntomas suelen aparecer entre 10 y 15 días tras la picadura del mosquito. Puede resultar difícil reconocer el origen de la malaria, los primeros síntomas son inespecíficos: fiebre, cefalea, escalofríos, fatiga y malestar abdominal que pueden ser leves. Si no se trata de manera oportuna, la malaria por Plasmodium falciparum principalmente, puede agravarse e incluso ser mortal.

Tratamiento

El tratamiento y diagnóstico oportuno de la malaria atenúan la incidencia de la enfermedad, reducen los riesgos de muerte y contribuyen a prevenir su transmisión.

La OMS recomienda, antes de administrar el tratamiento de medicamentos antimaláricos, la confirmación del diagnóstico con métodos parasitológicos. La prescripción de un tratamiento basado únicamente en la sintomatología, debe reservarse para aquellos casos en lo que no sea posible hacer un diagnóstico parasitológico.

Prevención

1.- Prevención picadura del mosquito:
• Uso de mosquiteros en ventanas, puertas y otros puntos de entrada en la vivienda.
• Uso de ropa adecuada, en lo posible de color claro, mangas y pantalones largos, zapatos cerrados.
• Uso de repelente sobre la piel que contengan concentraciones de DEET en un 30%. No aplicar repelentes en menores de 2 meses.

2.- Medicamentos antimaláricos:
Las personas que visiten zonas donde la malaria es endémica pueden tomar fármacos profilácticos, previamente a una consulta médica.