Menú Principal

Guía de Práctica Clínica - Problema de Salud AUGE N°21

Hipertensión Arterial Primaria o Esencial en personas de 15 años y más.

Descripción y Epidemiología

La hipertensión arterial (HTA) es una enfermedad crónica controlable, multifactorial que disminuye tanto la calidad como la expectativa de vida de las personas, siendo responsable del 7.7% del total de años de vida saludables perdidos por mortalidad prematura o discapacidad en Chile [1].

Es el principal factor de riesgo aislado, al cual se atribuye la mayor carga de muertes en Chile, particularmente de la enfermedad cardiovascular, cerebrovascular y renal. Se estima que 56,4% de las muertes por enfermedad isquémica cardíaca, 56,3% de la enfermedad cerebrovascular, 100% de la enfermedad hipertensiva del corazón, y 55.6% de la enfermedad renal crónica son atribuibles a la presión arterial (PA) sistólica elevada [1] y que reducciones de tan sólo 10 con 5 mmHg en la PA sistólica y diastólica, se asociaría a reducciones de 32% de ACV, 45% de insuficiencia cardíaca y 18% de infarto agudo al miocardio, además de una reducción de mortalidad de todas las causas de un 11% [2].

En Chile, según la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, la prevalencia de HTA es de 27.3%, con diferencias significativas según las variables de análisis, Tabla 1.

Tabla 1 Prevalencia de sospecha de HTA según diferentes variables, ENS 2009-2010 y 2016-2017

Esta misma encuesta estima que 68,7% de las personas con HTA conoce su condición, el 60.0% de las personas hipertensas está en tratamiento farmacológico y el 33.3% tiene su PA controlada (utilizando como meta clínica cifras de PA <140/90 mmHg), Ilustración 1 [3].
La carga que impone la HTA no controlada al sistema de salud es demasiado onerosa para ignorarse. Los costos directos anuales en atención de salud atribuibles al control deficiente sumaron $372.000 millones de dólares en los Estados Unidos el 2011, lo que representa cerca de 10% de los gastos totales en atención de salud en el mundo. La mayor parte de estos costos se atribuyeron a la atención de complicaciones, cardiopatía isquémica y accidente cerebrovascular [4]. En Chile, se estima que los costos del sistema sanitario totales para la HTA en 28 millones de USD en 2015 [5].

En virtud de esta situación, Chile priorizó entre los objetivos estratégicos para el decenio 2000 y 2011, el control de la presión arterial elevada, con la formulación en esta última, de una meta sanitaria que se compromete a incrementar en un 50% la proporción de personas con presión arterial controlada.

Esto se ve reforzado y se encuentra alineado con las metas formuladas por la Organización Mundial de la Salud dirigidas a reducir la mortalidad, morbilidad y discapacidad por las enfermedades no transmisibles, entre las cuales está una reducción relativa de la prevalencia de presión arterial elevada de un 25% en relación a la línea basal de cada país.

Referencias
1. The Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME), University of Washington,. Both sexes, all ages, 2016, DALYs attributable to high systolic blood pressure. 2016.
2. Thomopoulos, C., G. Parati, and A. Zanchetti, Effects of blood pressure lowering on outcome incidence in hypertension. 1. Overview, meta-analyses, and meta-regression analyses of randomized trials. J Hypertens, 2014. 32(12): p. 2285-95.
3. Ministerio de salud Gobierno de Chile, Encuesta Nacional de Salud 2016-2017. 2017.
4. Gaziano, T.A., et al., The global cost of nonoptimal blood pressure. J Hypertens, 2009. 27(7): p. 1472-7.
5. Stevens, B., et al., PM020 The Economic Burden of Heart Diseases in Chile. Global Heart. 11(2): p. e73.